lunes, 8 de noviembre de 2010

Fotógrafos: LA MALDICIÓN DEL ARTESANO.


El mundo se divide en dos: artistas y artesanos, luego también tenemos a las putas de Montera que son cuarto y mitad de lo uno y tres cuartos de lo otro, pero bueno. El caso es que si consigues posicionarte en el lado de los artistas tu vida estará rodeada de gente inteligente que alabe tu trabajo pero también de mucho tontolculo que no tenga ni guarra de lo que quieres expresar pero por no quedar de borderline ante los suyos (que por norma general suelen tener la misma poca idea que él) se tire el pisto y diga alguna pollez supina que encima intente establecer como categórica.

En el fondo esa gente divierte.

Si te posicionas en el lado de los artesanos nunca te rodearás de esa pollez, no ganarás premios, ni saldrás en ningún fanzine de esos que no lee ni Dios y por supuesto en el MOMA nunca te organizarán una retrospectiva, pero eso si, la gente que sabe de verdad admirar el talento, si haces bien tu trabajo, llamarán a tu puerta una y otra vez.

Esto es como en el Hollywood clásico. Michael Curtiz, director que se aleja de eso que algunos llaman "auteur", un hombre asalariado que llegaba al estudio y le decían: "Hala Miguelín, mira a ver si nos haces algo potable con esto", y al pobre desgraciao no le quedaba otra que bajar la cabeza, asentir y apechugar con lo encomendado. Así a lo tonto el hombre se hizo "Casablanca", "Mildred Pierce", "Robin de los Bosques", "Capitán Blood", "La carga de la Brigada Ligera", "Ángeles con caras sucias"o "La vida privada de Elizabeth y Essex", por citar solamente algunos de los peliculones que se marcó entre sus más de 200 films... me cago yo en Aranofski, Godard y la madre que parió a Tony Richardson!.

Pues bien, los dos fotógrafos de los que voy a hablar hoy son dos artesanos como la copa de un pino: MARK SELIGER y NORMAN JEAN ROY, dos talentazos que no forran las carpetas de los gafapastas, hecho que, huelga decir, se pasan por el forro de su Nikon.

Algunos de los motivos por los que les caen gotitas de sudor por los gitanales cuando no se les considera grandes fotógrafos en las enciclopedias de fotografía más sesudas:

Porque son dos viejetes adorables que llevan en nómina en CondeNast ni se sabe y realizan editoriales maravillosas para VOGUE y Vanity Fair. Que esto viene a ser como ser cajera y trabajar en el "Carrefour" en vez de en "Ultramarinos Deborah".

Porque dominan el encuadre, la técnica fotográfica y la composición como nadie.

Porque ante su objetivo posan las estrellas más rutilantes, los políticos más poderosos, los intelectuales más admirados y, cuando se meten en el tema del traperío, trabajan codo con codo con los estilistas y los editores más influyentes y cojonudos del mundo mundial.

4º Y , por supuesto y no por último menos importante sino más bien todo lo contrario, porque deben tener unas nóminas que no las tendré yo en veinte vidas y eso para alguien que piensa como "La Doña" cuando decía aquello de "el dinero no da la felicidad, puede ser que sea cierto, pero calma los nervios que es una barbaridad", es una jodienda muy grande.

Así que hala, a disfrutar.

MARK SELIGER:



NORMAN JEAN ROY:

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

DI ALGO COÑO!