sábado, 4 de febrero de 2012

Ilustradores: POLONIA ENCANTADA.

La globalización puede ser algo maravilloso. Yo mismamente uso el Skype para pederme vivo ante mi primo Fermín, ese primo que un día soltó, ante descojone general, que se iba a hacer fortuna a China. Ahora cuelga fotos en Facebook desde su yate y mientras, triste de mi, uso las nuevas tecnologías para tomarme la venganza a través de la vía acústica. Algún día mis pedos serán tan fuertes que le pillaré con los cascos puestos y le dejaré sordo del oído izquierdo. Llamadme tonto, pero a mi me parece un plan de venganza cojonudo...

El caso es que la globalización también ha sido una jodienda, sobretodo para el arte. El arte al no ser global tenía un estilo localista maravilloso y así, lo que se hacía en Sebastopol, era totalmente diferente a lo que se hacía en Katmandú. Hoy en día no, hoy en día un artistilla de Wisconsin usa su Lomo como cualquier teenager con ínfulas de dejar huella en la historia procedente de una barriada de Novorossiysk y, ambos, escupen pintura por la boca encima de sus instantáneas pues han visto un documental de Pollock en Youtube.

En el cine era igual, antes de la era de la globalización del entretenimiento, los pósters de las películas eran diferentes dependiendo del país, y los putos amos extrañamente eran los polacos. Los artistas polacos creaban sus propias versiones de los pósters oficiales para el mercado interno. El resultado fue una escuela enorme de artistas que eran enseñados en el noble arte del póster desde pequeños. Todo muy comunista y como muy a la fuerza, pero que de toda la vida de Yves ha funcionado.

Ya a principios del S.XX realizaban unos pósters de guerra y propaganda que te ponían los pelos del sombrajo rubios platino sin tener que usar Elvive de Lorea´l, pero a mi el estilo que me interesa es el que se realizaba en los 50´s y primeros 60´s (aunque en este post habrá muchos de los 70´s, 80´s e incluso alguno de los 90´s), que es cuando se produce la edad de oro de este tipo de cartelismo en Polonia (y en el mundo entero si me apuráis). Época en la que la Film Polski y la Centrala Wynajmou Filmow no contrataban a diseñadores gráficos para tales tareas, si no que llamaban a artistas renombrados del país para tal menester, dejándoles vía libre a su creatividad y que cada cartel estuviese dotado de una expresión artística individual. Vete ahora con tu cara de pinín y dile a cualquiera que vas a hacer lo que te salga del Santo Matojo, que ya verás que risas todo...

Así que hala, a disfrutar estas tardes de fin de semana que aquí os dejo un centenar de pósters maravillosos, pósters que huyen de lo comercial y el capitalismo (a veces ni ponían el nombre de la estrellas que protagonizaban el film), similares en muchos casos al trabajo de Saul Bass (el único ilustrador de este estilo que trabajaba con libertad total entre los grandes estudios hollywoodienses y podía hacer lo que se le antojase), y que cuenta con nombres tan difíciles de recordar, pero tan fáciles de copiar y pegar como Eryk Lipinski, Marek Mosinski, Wiktor Gorka, Jerzy Flisak o Jan Lenica:

Mira que bien trataban a Woody a pesar de confesar que cada vez que oía a Wagner más de media hora le entraban unas ganas locas de invadir Polonia:


A ver si descubrís el resto (algunos son fáciles otros, se les ha ido tanto la perola, que lo mismo pueden pertenecer a El Acorazado Potemkin que a Ninette y un señor de Murcia):




Que mal me trataban a Spielberg a veces (este de Encuentros en la tercera fase, es horroroso, como de peli de Bud Spencer y Terence Hill, pero es que si veis el de ET, morís. A su lado el de El Ete y el oto con los Hermanos Calatrava, es una jodida maravilla):


Aunque luego lo compensaban:


Sin embargo mi póster favorito de todos los tiempos, ese que encuadra mis sueños a modo de cabecera y que me encanta, no es polaco si no gabacho. Pero me encanta por ser fan de la película, de Bresson y de esas manos que parecen palomas y que me traen loco perdido:


Pero ya le dedicaremos otro post más adelante a los gabachos, porque tienen telita también los muy hijos de la gran bretona...

3 comentarios:

DI ALGO COÑO!